martes, 21 de marzo de 2017

Subidos a los púlpitos

Preparados, listos, ¡ya! Se ha dado el pistoletazo de salida y comienzan a correr los participantes en la carrera, lo hacen de forma desaforada, todos y cada uno de ellos se esfuerzan por ser los primeros en la meta, en ella esperan los laureles al ganador y la gloria de la victoria ¿En qué consiste la competición? Pues en conseguir ser el mayor y mejor tiralevitas, meapilas, abraza farolas, lame posaderas y felpudo de la autoridad competente: la nunca bastante bien agasajada Soberanía Eclesiástica Católica ¡Por supuesto!
Con carita de no haber roto un plato en su vida, mediante frasecillas aparentemente bondadosas y a través de medios de comunicación propios (la Cope, 13Tv, radio María…) o alquilados  (La Razón, ABC, Antena 3…) e incluso utilizando espacios regalados como la misa de  La 2, emiten sus consignas en aras de nacional-catolizarnos de nuevo en pro de nuestra salvación eterna.
Así, “periodistas” de la catadura moral de Carlos Herrera arremeten, micrófono en mano, contra todo bicho viviente que discrepa de sus obispales jefes. Después de zaherir a cargos electos, insulta e intenta humillar a un joven que comete la “horrible” infracción de transmutarse en virgen. Para ello utiliza como alegato la ofensa a los sentimientos religiosos, como si él tuviera ningún tipo de sentimiento al margen de su cuenta corriente y como si no fuera suficiente ofensa a la inteligencia seguir pregonando la posibilidad de partos sin cópula. Este individuo es el jefe del equipo radiofónico en el que participa un tal Sostre, alimaña que se enciende pensando en el olor emanado de las partes íntimas  de niñas de 13 años (según sus propias palabras).
En el ámbito político encontramos a Rafael Hernando. El portavoz que con rictus de estreñimiento perpetuo ofende y menosprecia a las familiares y víctimas de un delito de rebelión militar; delito a la sazón cometido por el ídolo de sus sueños húmedos: Francisco Franco, (su amigo y colaborador Queipo de Llano, también conocido como “El Carnicero de Sevilla”, le denominaba Paca la Culona).  El "habla mucho" del PP ya ha sido condenado por sus excesos verbales-ofensivos pero no se arredra, continua con su papel de látigo de los disidentes. Bárcenas le calificó como algo parecido a “mierdecilla de mono” y parece que tenía razón.
Siguiendo con la presentación de los participantes de tan infausta carrera a continuación tenemos a “Hazte Oír”. Esta es una organización ultra católica que equivoca libertad de expresión con incontinencia verbal y barrio sésamo es la fuente científica más fiable de la cual ha bebido. Estos energúmenos estructurales orquestan una campaña para que las niñas/os que encuentren su anatomía divergente con su identidad se resignen y acepten los designios de dios, alegan la dictadura de un lobby homosexual que cual Sodoma y Gomorra invade los círculos educativos ¡iros a la mierda!
En los participantes de la comedia de la portada del ABC - Yo voy a misa – no vamos a reparar porque me importa un higo en que tontadas pierden su tiempo. Capaces son de rezar el rosario todos los días antes de cenar para que su alma inmortal se funda en cálido abrazo con el creador de cielos y tierra y les tele-transporte al más allá ¡Allá ellos!
Otra opción ganadora - de la carrera de memos emprendida - es la iniciativa aparecida en las redes sociales para defender el expolio inmobiliario que ha llevado a cabo la Iglesia Católica asignándose impunemente la propiedad de inmuebles comunales. Desde change.org se ha iniciado una campaña falaz y torticera con la finalidad de regalar monumentos del patrimonio nacional a la secta católica. Entre sus argumentos encontramos algunas  relevantes estulticias: defendamos la Catedral de la Seo para todos los cristianos ¡Qué cachondos!
En primer lugar la Catedral no es SOLO de los cristianos, es de todos los ciudadanos incluidos los que siguen pensando que los seres del mas allá no tienen que tener propiedades ni influencia en el más acá.
Pero dando un pasito más me atrevería a decir: si es de todos los cristianos ¿Qué motivo impulsa a estos a regalárselo al señor Obispo? Sería de coherencia social defender el patrimonio común de las veleidades apropiadoras de los Monseñores. Es decir: siga estando en manos de todos lo que de todos es. Ítem más; aquel que haya pervertido la ley sea juzgado y en caso necesario condenado. Pero no condenado al fuego eterno que nadie hemos visto sino a las penas terrenas que se cumplen en esta lastimosa vida.
Mi humana naturaleza, propensa a meditar las motivaciones que impelen a las personas a cometer determinados actos, me ha llevado a reflexionar acerca de la carrera emprendida por los corredores ¿Qué les impulsa? ¿Qué les motiva? ¿Qué persiguen?
Lastimosamente la contestación siempre es la misma: el poder para utilizarlo en ganar dinero.
De esta forma tan dulce, Herrera protege su escandaloso salario al cual aportamos todos los españoles contribuyentes al estatus de la Iglesia católica. Subvenciones al clero para que tenga emisoras de radio con las que abducirnos mediante sus infumables  voceros.
Rafael Hernando se bate el cobre para mantener su momio político cuando escasamente tiene capacidad para ser pregonero de las fiestas de barrio (sus intervenciones así lo corroboran).
Los medios de comunicación están manipulados societariamente por la Curia y como es natural alegremente les alaban y siguen.
Y las asociaciones ultras ¡ay amiguitos! Estas deben proteger su cado de ayudas públicas. Lo hacen mediante acciones que justifiquen su existencia ante los donantes de aportaciones desgravables que acabamos pagando todos.

O sea ni moral, ni creencias, ni misas, ni leches: la pasta; ¡solo les importa la pasta! Sí hablando desde los púlpitos sobre la menstruación de la rana fueran tan generosamente recompensados, el inocente batracio sería su luz, su faro y su guía.    

lunes, 13 de marzo de 2017

Voces desde las catacumbas

Imaginemos por un instante que hay una vida ulterior, sí, ya entiendo que es difícil desde una postura racionalista pero no seáis tiquismiquis y seguir el hilo del juego. Pues bien, en esa coyuntura espacial de almas dormitando en un mundo extraterrenal el ánima atormentada de Richard Nixon tiene que estar maldiciendo por haber sido el primer y hasta ahora único presidente estadounidense dimisionario. Triste honor y más triste demérito.
Los  periodistas de investigación - Bernstein y Woodward - destaparon Watergate, un escándalo  de espionaje al Partido Demócrata impulsado, auspiciado y escondido por altos cargos de la administración Nixon. Consecuencias: Renuncia de Nixon, descredito del Presidente e incapacitación para el ejercicio de la abogacía en todo el territorio de la Unión.
Su yo espiritual debe vagar lastimero por los caminos de la trascendencia lamentado haber nacido y aposentado en USA en lugar de ser nativo de Hispania ¡Otro gallo le hubiera cantado!
En primer lugar nunca se le hubiera pasado por la cabeza dimitir, antes muerto que sencillo dimisionario.
Encontrar un juez Sirica es harto complicado en esta piel de toro; aunque lo verdaderamente difícil es que el juez – que alguno ha habido (Garzón, Silva, Bermúdez, Castro y pocos más) – no sea inhabilitado, procesado, condenado, perseguido, retirado o vilipendiado antes que el culpable sea juzgado. Cosas del clima debe pensar la atribulada alma de Richard ¡Ay si hubiera sido español! Lamenta con dolor el espíritu afligido.
En esta Unión de naciones en las que ser “un” único Estado significa que debe haber menos de dos identidades, disfrutamos de un curioso sistema social por el cual determinados políticos están aforadamente protegidos incluso en casos de delitos comunes. Los órganos de gobierno judicial son “independientemente” designados por el Poder partidista de los políticos y los medios de comunicación desarrollan “la libertad de expresión” que marcan los dueños de las cabeceras, emisoras de radio y televisiones.
Aquí tenemos una clase político/eclesiástica-judicial exenta de responsabilidades alegando ignorancia o solicitando perdón por los errores ¿Mueren unos cuantos militares en accidente aéreo por viajar en una tartana con alas? Responsable el conserje que no encendió la calefacción del Ministerio de Defensa. Trillo no podía estar en todo; ¿Hay unas muertes en un macro festival del Madrid Arena? Bastante tiene la alcaldesa Botella con tomar café con leche en la plaza Mayor como para estar pendiente de los servicios de inspección de espectáculos; ¿Las cajas de ahorros contravienen todas las normas de funcionamiento bancario? El gobernador del Banco de España está en otras labores más importantes como las de recomendar que los asalariados se aprieten el cinto que está “muy malita la cosa”, ¿Eres un curilla pederasta? Tranquilo, pides perdón, te confiesas y te mandan a otra parroquia a seguir educando niños en el arte de amar al prójimo con sotana y a que sufran en silencio al clérigo que se les aproxima.
Pero, por encima de todo, aquí tenemos una clase periodística tipo Victoria Prego, la voz en off del Felipismo hortera,  que sale a la palestra para clarificar lo que no debe ser el periodismo.
Tras admitir sin pestañear que Carlos (Húsar de la Reina) Herrera insulte sin parpadear a la alcaldesa Ada Colau y al alcalde Santisteve, menosprecie a los militares normales (qué alguno hay) equiparando milicia con militarismo, manipule a sus beatillos oyentes con falsedades, medias verdades, mentiras completas y estupideces varias, vertidas de forma oral en la Cope o escritas en el  Semanal, llame gilipollas a todo hijo de vecino que tenga unos microgramos mas de cerebro que él (sencillo por otra parte); a la susodicha momia paleontológica - presidenta de APM  (Asociación de Prensa de Madrid) -  se le abren las carnes para denunciar inadmisibles presiones de Podemos dirigidas a débiles periodistas que se sienten amenazados por la “fuerza” depredadora de una formación política de nuevo cuño. Recordar que funciona sin débitos bancarios,  carece de accionariado relevante en el empresariado de medios informativos y tiene muy pocas teclas que tocar en cuanto a las represalias a ejercer.
Curiosamente comparece la Presidenta de la APM (Victoria Prego) en un intento de rememorar glorias pasadas y denuncia sin pruebas desde la tele-pulpito obispal. Sin dar nombres de las supuestas víctimas, sin identificar al denunciante y sin señalar a los acosadores vierte tremendas acusaciones contra una formación política a la que atribuye prácticas delictivas. 
La Presidenta de APM reniega - micrófono en mano - del código de conducta periodístico atribuyéndose capacidades para ejercer una especie de  salvaguardia judicial que en absoluto le corresponde. Incumple la primera de las obligaciones del periodista al no informar debidamente de un hecho relevante. En su lugar se dedica a juzgar caciquilmente escondiéndose tras un supuesto deber de custodia. Adopta la pose del camaleón para esconder sus propósitos que no son otros que servir a su amo actualmente encarnado en una tal Susana.

Resuenan las voces de los cavernarios en los pasillos de las catacumbas; con un poco de suerte sólo las oirá el apesadumbrado espíritu de Richard.

sábado, 4 de marzo de 2017

La gira de la indecencia

Son miembros de la beatifica especie que no muestra el mínimo respeto por nadie pero sus religiosos miembros exigen sumisión para sus creencias y por ende para ellos. Ofenden sin cesar a cualquier discrepante aunque de inmediato se quejen aludiendo ser ofendidos. Esgrimen la libertad de expresión para justificar sus desmanes y al mismo tiempo intentan cerrar las bocas de aquellos que no comulgan con sus planteamientos. Menosprecian el ordenamiento legal a la par que muestran una extrema dureza con los que vulneran los principios que a ellos les favorecen.
Sí, estamos hablando de varias organizaciones de integristas católicos y de la franquicia española de la Iglesia Católica, a la sazón  alma mater sostenedora espiritual de las mismas. Del sostenimiento económico siguen sin ocuparse, para tal menester utilizan al Estado.
No es la primera vez que estas corrientes vierten bazofia deslenguada sobre algún colectivo, desgraciadamente mucho nos tememos que no va a ser la última.  En esta ocasión la presión social ha obligado a ceder en sus aspiraciones infames, aunque una ligera modificación del mensaje les ha parecido una solución adecuada y han amenazado con continuar la gira para alcanzar el objetivo que se habían marcado. 
En ese dislate  asistimos atónitos a las explicaciones vertidas por los portavoces de la asociación Hazte Oír acerca de la intención que les movía a fletar un autobús de carácter indecente. Según ellos  lo hicieron para defender la libertad de los padres, los derechos de los niños y la pureza científica, incluso argumentan en clave  biológica.
Estos individuos e individuas que apelan a la libertad de elección de los niños son los mismos que inscriben a bebes de meses en su religión a pesar de la escasa capacidad de elección que las criaturas tienen con esa edad. Después, para abandonarla, no es suficiente el procedimiento válido en cualquier organización, no basta con darse de baja, la Iglesia Católica ha ideado un requisito excepcional al que peyorativamente denomina Apostasía. Hasta el nombre que otorgan a los desafectos suena mal: Apostatas.
Previamente han mantenido presa a la criatura durante por lo menos 18 años (es necesario ser mayor de edad para poder abandonar el rebaño), esta es la calidad del respeto que tienen  al libre albedrio de los niños. Naturalmente aquí no acaba todo, cuando tras infinitas trabas consigues dejar la secta no desapareces de sus ficheros y sigues eternamente inscrito en ellos. O sea, en realidad sigues siendo contado como católico. Así son más jugosas las subvenciones.
Apelan a la libertad de los padres para elegir el adoctrinamiento de sus hijos, porque lo que pretenden no debe ser confundido con la educación. La educación enseña valores ciudadanos, científicos, formativos… Las religiones distan mucho de acercarse a ninguno de esos valores.
Las religiones son excluyentes: mi dios es el verdadero y el tuyo un impostor. A menudo xenófobas: pueblos elegidos y otras zarandajas. Frecuentemente con fuertes homofobias y ranciamente clasistas; solo hay que recordar el matiz de perversión con el que definen a los hombres que aman a otros hombres: Sodomitas les llaman. Recordaremos también las prebendas otorgadas a determinadas clases sociales (los ricos) que pueden ganar el paraíso mediante pagos puntuales para ganar bulas.
Esos tipos y tipas esgrimen la ciencia ¡pobre ciencia! para justificar sus desmanes. Nunca les ha importado un comino la ciencia, ni los avances, ni el conocimiento. Son tantos y tan diversos los casos de persecución que han sufrido los científicos por procurar mejoras de la humanidad que sobran las palabras.
Pero ni siquiera en eso aciertan. La ciencia ya no centra la identidad de género en los genitales. Alguien de su grey debería leer algún libro de Ciencias de la  Biología para descubrir que ya se conocen otros componentes para establecer la identidad de género.  El descubrimiento de la cadena genética, el estudio del ADN, el impacto hormonal… tienen mucho que decir sobre el asunto. Ellos hacen alusión a la simplicidad de un libro de texto para seguir parados en el pene y la vulva ¡pobrecitos ignorantes!
Con lo que pretende ser un alarde de respeto a las libertades quieren convencernos de su intención de otorgar a los niños la capacidad de decidir lo que quieren ser.
Un nuevo error: los niños YA saben lo que son. Lo que quieren es que el mundo lo sepa, lo entienda, y lo respete. No es la elección entre tomar flan o tomar natillas ¡NO! No están eligiendo voy a ser niño o voy a ser niña. Están gritando que son niños o niñas al margen de los atributos que les acompañan. Señores de la Curia, asimilados y simpatizantes eso es lo que  la CIENCIA del siglo XXI tiene sobradamente probado.  
Y sí, es un delito contra los derechos de la infancia, es un delito recogido en los tratados internacionales de derechos humanos para la protección de los niños y es un delito someter a tortura a un menor exponiéndole dolorosamente al proceso de tener que explicar que lo que físicamente se observa no se corresponde con su realidad de género.  Aunque si la Iglesia Católica española ha sido capaz de disculpar, ocultar y en ocasiones justificar la pederastia no van a detenerse en minucias de este tipo.
Niegan el derecho al matrimonio entre personas del mismo sexo, atacan los cuidados paliativos en los momentos finales, criminalizan la interrupción voluntaria del embarazo e incluso despotrican  en contra del divorcio. Ahora van a por los niños transexuales ¿Por qué?
Pues además de desviar la atención sobre los delitos cometidos por el tío del presidente de la Asociación (Rodrigo Rato) - para esta tropa es mejor que hablen de los transexuales que de los familiares delincuentes - el resto de motivos son los de siempre: la avaricia y el poder. La avaricia les hace admitir que todos colaboremos en el mantenimiento de sus creencias, les impulsa a promover la asignatura de religión en las escuelas, a disfrutar de capillas en hospitales, cuarteles y universidades, a buscar imponer la caridad en detrimento de la justicia.  En definitiva a mantener privilegios económicos a costa de TODOS los ciudadanos, creyentes o no.
El poder lo necesitan para no perder todo lo anterior y por ese motivo no les importa mentir ofender y humillar aunque las víctimas sean niños. Después piden perdón y para ellos todo arreglado.

Con los jueces y fiscales que cuentan entre sus acólitos es prácticamente seguro que saldrán indemnes de los tribunales.

jueves, 23 de febrero de 2017

Oda juridica

Unos segundos de pausa,
unos momentos de silencio,
un juez defraudado,
unos ciudadanos huérfanos.

Un fiscal atormentado,
una democracia indefensa,
unos jueces maltratados,
una justicia maltrecha.

Vivimos momentos intensos
de un juego perverso,
un presidente cansino
enrocado en el esperpento.

No juzga el doliente
las decisiones amables,
mas repite persistente
 servidumbres abominables.

Este momento insolente
de esta infame democracia
está obligando a la gente
a exigir otras gracias.

Es cierto y comprobado que las actuaciones circunscritas al ámbito legal no llegan a alcanzar las aspiraciones de justicia que la población espera. Para muestra, el tratamiento dado al yerno del Emérito. Pena suave y con condiciones de cumplimiento.
La justicia tiene una primigenia obligación: ser justa
Robar una gallina es un delito, la función principal de la justicia es reparar el daño ocasionado, o sea, devolver la gallina. La pena anexa que se impone al infractor es un acto de ejemplarizante disuasión para que delinquir no salga gratis.
Por supuesto a más daño más condena y mayor reparación.
¡Eso es la justicia! o es lo que debería ser.
En la histórica España y en la  actual resulta  una  utopía, una ilusión.

Expoliar a gran escala tiene un tratamiento muy dulce. Quizás porque los mismos personajes que legislan (los lacayos de los amos) son los que están reconocidamente capacitados para cometer los grandes delitos.

martes, 21 de febrero de 2017

A vueltas con la sentencia

¡Detengan las rotativas! ¡Paren las máquinas! ¡El imperio de la ley ha vuelto a triunfar! ¡Absoluto respeto a la justicia!
Suspiros de alivio se oyen por los rincones de los medios de comunicación, en las sedes de los partidos monárquicamente adocenados y por supuesto en los lujosos salones de palacio ¡La Infanta Cristina ha sido absuelta!
¿Absuelta? ¿Seguro?
Dando por sentada mi absoluta ignorancia y desconocimiento del sistema procesal español hay un montón de elementos que me confunden; intentaré compartir mis desazones en un vano intento de entender algo, aunque  ya advierto que la dificultad será probablemente debido a mi analfabetismo en materia leguleya.
En primer lugar el tribunal que juzga el caso es la Audiencia Provincial de Palma de Mallorca. Seguramente tiene que ser así y no existen razones que nos puedan hacer dudar de la limpieza del proceso, pero en un ejercicio de hipotético aspecto jurídico democrático ¿Imagina alguien el resultado de la sentencia  si hubiera sido dilucidada en un Juzgado de 1ª Instancia y con un Tribunal Popular? mejor no imaginar.
En este supuesto creo que a la Fiscalía General del Estado le daría un ataque agudo de urticaria. Y suponemos que al fiscal Horrach también.
A continuación encontramos  al ministerio público - el fiscal – defendiendo la figura de la regia dama. Mal puede ser alguien condenado a nada cuando no es acusado de nada. Es la acusación popular de Manos Limpias quién ayuda al Juez Castro a mantener los argumentos para sentar a Doña Cristina en el banquillo de los acusados.
El fiscal del caso no percibe indicios delictivos en la actuación de la señora. Ni fraude, ni malversación, ni tráfico de influencias,   ni prevaricación ni – por supuesto – delito fiscal.
Esto último fue debido a que tiene un DNI  (el número 4) extraordinariamente complicado de encontrar e inspeccionar por parte de los funcionarios de Hacienda Pública ¡Qué cosas!
Para todos los demás supuestos delitos EL AMOR fue su elemento limpiador. Vistas así las cosas ¿Quién o quienes absuelven a la Infanta?
Pues el fiscal Horrach que no la imputa, los medios afines que la defienden, su padre y hermano que la protegen enviándola a destinos lejanos fuera de los focos y ¡Claro! La consecuencia es que el Tribunal no tiene nada que juzgar.
Una pequeña salvedad: es condenada a una multa/pago de 265.088 euros para devolver los beneficios que obtuvo de las acciones delictivas de su maridito querido.
¡La justicia funciona y es igual para todos! Sobre todo, si hacemos la comparación de la exculpación de doña Cristina,  con el trato justiciero  que recibe el joven condenado a 6 años de prisión por pagar 79 euros con una tarjeta falsa.
Ese ciudadano merece la privación de libertad durante “6 añitos de nada” por su atrevimiento al gastar ni más ni menos que ¡79 EURAZOS!
Aunque después de todas estas disquisiciones sigo en el mismo punto:
¿Es una multa o es una solicitud?
¿Una multa por ser la esposa beneficiaria a titulo regio-lucrativo? o bien ¿El tribunal ruega amablemente a la Hermanísima que devuelva lo que “alguien” ha trincado y ella,  sin saber de dónde salía,  gastaba alegremente?

Si es una multa no es tan inocente y si es un gasto indebido con imposición de devolución tampoco. Otra cosa es que nosotros seamos generosamente lerdos y paguemos la fiesta de Pedralbes igual que abonamos las cacerías y las Corinas de turno. 

miércoles, 15 de febrero de 2017

Sigue la juerga

Después de las sentencias condenatorias a Correa, Crespo, Álvaro Pérez (El  Bigotes) y barandas similares, empiezan las comparecencias para dilucidar otras causas, entre ellas las que juzgan a Ana Mato, al Partido Popular como  responsables a titulo lucrativo y ¡oh sorpresa! La cúpula del Banco de España y la CNMV.
Las primeras impresiones son bastante esclarecedoras:
En primer lugar tenemos la triste constatación de haber padecido como máxima responsable del Ministerio de Sanidad a una tonta de baba; alguien que no se entera de nada de lo que ocurre en su casa ¿Cómo ha conseguido ser ministra?
Probablemente habrá que indagar en sus relaciones con la jerarquía eclesiástica – vía OPUS DEI – para explicar los porqués de su vertiginoso ascenso a puestos de relevancia. Según sus propias declaraciones  su capacitación estaba muy lejos de ser la adecuada  debido a su “tontez” manifiesta. De nuevo encontramos a una “Tontinfanta”, en esta ocasión a título nobiliario – lucrativo.
El Partido Popular ha intentado un camino mucho más simple para salir del atolladero judicial, su abogado ha dicho: No declaro, que soy más chulo que un ocho.
Lamentablemente las últimas encuestas sobre intención de voto le dan la razón al Partido Popular  para adoptar esta postura.
A día de hoy el 33%  de los españoles con derecho a voto que aún siguen participando de la fiesta de la democracia, es decir de meter la papeleta en la cajita, manifiestan su fidelidad por el partido del pajarraco carroñero hagan lo que hagan. Rajoy saca pecho en su asamblea plebiscitaria y declara que esas “cosas” pasaron hace mucho tiempo, casi cuando el  “solo” era Vicepresidente de Gobierno.
Ni siquiera les pasa factura el giro que ha dado el caso del Yak- 42 (Gracias a la Justicia de Europa). Aunque el ex - ministrillo salga judicialmente indemne a pesar de sus tropelías o ineptitudes, ya no cabe duda que unas u otras fueron las causantes de 62 muertes.
 El vuelco ha obligado a “Madame Finiquito” a tragarse su soberbia y reunirse con los familiares de los militares sacrificados en el altar  de la incapacidad prepotente de Federico Trillo – Figueroa.
Cómo no podía ser de otra forma,  la cúpula militar sigue manteniendo un “disciplinado” silencio Constitucional  para no criticar a un “compañero” de armas, si se puede considerar así a un jurídico de la armada.
Callan y otorgan igual que lo hicieron cuando el acosador de la comandante Cantera fue rehabilitado y ascendido ¡País!   ¡Ejercito!
El otro punto notable del noticiero caliente de la indecencia lo encontramos en la investigación que se ha abierto por la penosa salida a bolsa de Bankia, para dilucidar las responsabilidades del ex - Gobernador  del Banco de España, el duro Miguel Angel Fernández Ordoñez- MAFO para los íntimos- y otros relevantes directivos del sistema bancario español.
No fue Bankia  el caso más grave de incompetencia de la autoridad bancaria española. Ya es un paso que se intente poner blanco sobre negro el indecente comportamiento de MAFO, algo es algo.
Ahora bien, con los datos que puede tener un ciudadano corriente, choca sobremanera que el despelote del sistema bancario español no haya merecido la mínima atención por parte de los estamentos fiscales y jurídicos. La orgía provocó la infame “necesidad” de inyectar dinero público para salvar un sistema que nos cobra por respirar.
En julio de 2014 escribíamos que quizás tendríamos que achacar a un efecto dopante de alguna planta autóctona la inacción que paralizaba al  sistema jurídico español para exigir responsabilidades de las autoridades rectoras de la banca española.
Algo es algo, bastante poco, pero algo. Es tan poquito que desde la institución bancaria se está llevando a cabo una recogida de firmas en apoyo de los investigados. Relevante, muy relevante, los informes de los inspectores alertando de la patética operación de salida a Bolsa son obviados por los recoge-firmas defensores del Estamento.
Hay que proteger al amo aun cuando el amo sea un cacique pueblerino.  Nada nuevo en la cotidiana vida de los carpetovetónicos ibéricos.



sábado, 4 de febrero de 2017

Los Trumperos

Al nuevo amo del mundo, al emperador electo del Imperio  le ha sobrevenido una nueva idea para mayor gloria de sí mismo: eliminar la delgada línea divisoria que separa las atribuciones de iglesia y Estado.
En la legislación de los Estados Unidos de América del Norte existe desde el año 1954 una enmienda legal por la cual las personas y asociaciones que están exentas de pagar tributos no pueden usar los espacios públicos de su condición pastoral para hacer política ni directa ni indirectamente.
Es importante fijarnos de quién parte la iniciativa, es la propuesta de un tal Lyndon B. Johnson senador y posteriormente Presidente de USA. El presidente que firma la enmienda es un republicano poco sospechoso de anticlericalismo, se  llamaba Dwight Eisenhower. La ley en cuestión prohíbe que desde los pulpitos se influya en la decisión electoral de los votantes. Este proselitismo se puede hacer siempre y cuando que se renuncie previamente a la exención fiscal.
Pues bien, con todo eso pretende acabar un individuo con nombre de pato y una cabeza en la que el activo de mayor valor consiste en la piel de mofeta muerta que la cubre. Ese es el derrotero que está tomando el Imperio.
A los españoles, simples mortales, esa medida no nos debería extrañar. Aquí no solo eximimos de obligaciones fiscales  a la Iglesia Católica, vamos más lejos, mucho más lejos: les regalamos inmuebles, ponemos en su mano la educación y enseñanza de nuestros niños, les abonamos los salarios de sus curas y obispos (incluidos los pederastas) y como colofón les subvencionamos emisoras de radio (Cope), cadenas de televisión (13TV) y editoriales periodísticas para que adoctrinen a sus fieles y a los infieles con la exclusiva finalidad de influir en la intención de su voto.
Si algún día el dueño del mundo se da una vuelta por estos lares aprenderá a dejar el poder en manos de los clérigos sin que a nadie le extrañe.
Para ello tendrá que seguir una sencilla metodología:
En primer lugar tendrá que descartar de sus escudos y emblemas a un ave rapaz como el águila y cambiarla por la especie voladora  más sucia, vaga  y carroñera que sobrevuela los cielos: La gaviota.
Bajo ese símbolo de carroñero se aglutinan especímenes como los que padecemos  en el ayuntamiento de Zaragoza.
Al igual que niños malcriados  de familias bien cuyo único bagaje profesional es ser concejal de carrera - ésta caterva de individuos sin la mínima preparación que han sido colocados en la institución municipal para que se ganen holgadamente la vida - se permiten la licencia de vilipendiar a los ciudadanos que en el uso legitimo de su derecho intervienen en el Pleno municipal como invitados.
La verdad es que los zaragozanos nos esperamos mucho de ellos, de hecho, desde hace varias legislaturas, no les otorgamos confianza suficiente como para que gobiernen en el Municipio y hagan y deshagan a su antojo. Los Suarez, Navarro, Azcón, Senao, Contin… y adyacentes sobreviven gracias a la tendencia pueril de los electores  para creer en los milagros. ¡Por mera imposibilidad genética nunca mejorarán! Por lo mucho que suenan sus apellidos de familias bien de toda la vida  podríamos llamarles “los ediles orquesta”
En el último pleno celebrado el pasado 3 de febrero, ante una iniciativa de CHA, fue invitado a intervenir el presidente de la asociación Movimiento Hacia Un Estado Laico – MHUEL – con el objetivo de exponer la petición ciudadana  para que el municipio zaragozano se uniera a la red de municipios laicos que como mancha de aceite va creciendo en España.
La iniciativa fue rechazada con los votos al unísono de PP y C´s. Nada que objetar  salvo el intento de la portavoz de C´s de presentarse como una laicista convencida cuando el voto en contra de su formación iba a tumbar la propuesta.
Tampoco extraña la postura del PSOE, si han conseguido ser Republinárquicos (republicanos-monárquicos) bien pueden ser Laicigiosos (laicistas- religiosos).  También dicen ser socialdemócratas y no son ni socialistas ni demócratas.
Lo más deplorable resultó ser el ensañamiento que tuvo lugar desde las filas populares. Sin argumentario político, Navarro se dedicó al insulto personal y a la carroñería política contra el ciudadano interviniente en el foro que es casa de todos, a sabiendas de que los invitados no tienen opción a réplica y por lo tanto a defensa.
El alcalde Santisteve debería creerse de una vez que es el responsable máximo de la corporación e impedir que los niños maleducados abochornen a todos con su comportamiento.

Nunca tomó más sentido el pajarraco que les define.